opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

Y el Running llegó para quedarse

Los que hace 30 años éramos unos niños seguro que recordamos a alguien del barrio o del pueblo que salía a correr, nadie sabía por qué, pero podías verles, siempre solitarios a primeras horas de la mañana o por la noche cuando las familias ya se habían recogido en sus casas.
Y poco a poco, este virus empezó a extenderse, porque bien pensado, ¿qué deporte exige menos inversión y tiempo con los mismos resultados que da correr? Beneficios de tonificación muscular, cardiovasculares, de autoestima y felicidad (antes no lo sabíamos, pero ahora los estudios han demostrado que se generan endorfinas, esa hormona que nos genera una sonrisa en la cara).
Y con el tiempo, las marcas empezaron a apostar por esos lobos solitarios y empezaron a desarrollar materiales y productos exclusivos para ellos, aprovechándose de la necesidad humana de sentirse único: ropa para “runners”, zapatillas de “running”… con la aceptación social de una palabra que no era nuestra empezaba a cambiar nuestra perspectiva acerca de correr.
Ya no eras el raro del barrio ni del pueblo, ahora eras un runner, y estabas a la última, porque llevabas zapatillas de adidas, o Nike, pero de running. Tus pantalones de running no eran los del chándal, ese de algodón que abandonaste en el fondo del armario (hasta que se volvieron vintage, pero ese es otro tema). No, eran pantalones de running, de tejidos ligeros y colores que hacían que se te viera desde la otra punta del barrio… o desde el pueblo de al lado.
Y las carreras populares fueron ganando más y más asistentes, y encima vimos que entrenando con un poco de regularidad nos podíamos divertir, e incluso mejorar entre una y otra, compitiendo contra otros o contra nosotros mismos.
Y aquellas marcas que pensaron que el running era el futuro del deporte llegaron a la conclusión de que para que el running no fuera una moda cíclica debía convertirse en algo más, un icono, una referencia, un estilo de vida… los embajadores del running debían ser líderes, personas con éxito en la vida, daba igual que se dedicaran profesionalmente a correr o no, lo que aprendían del running lo aplicaban a sus vidas y eso era la clave de su éxito.
Y el running reforzado y socializado gracias a las redes sociales, se convirtió en el deporte estrella y hoy en día rara es la foto de perfil en las redes de alguien que siendo deportista que no lo muestre entrando en su meta más dura, en una cumbre, o simplemente en plena faena.
Y el running llegó para quedarse.
¿Y ahora qué? Pues ahora, en un mundo cada vez más socializado, en el que cada movimiento queda registrado, hemos ido un paso más allá, y disponemos de entrenadores virtuales, que siguen nuestros progresos a través de aplicaciones que registramos mediante relojes. Además ahora ya no solo somos “runners”… ahora somos “Ironmans”, “Espartanos”, Triatletas, Trail Runners, Freerunners… incluso Beer Runners; nos socializamos y nos reunimos alrededor ya no de un hobby, sino de un estilo de vida.
Ahora disfrutamos en nuestro equipamiento de innovaciones y tecnologías de control de la temperatura y la humedad, fibras de hilo huecas con baños de plata o carbono, membranas impermeables que al mismo tiempo nos ofrecen gran transpiración, y elementos de amortiguación como EVA, Foam, Boost o Air, que permiten a cada corredor disponer de la respuesta necesaria para todas sus necesidades.
Ahora condicionamos nuestras vacaciones dependiendo de nuestras carreras, tenemos grupos de Whatsapp, de Facebook y de Twitter, hacemos quedadas y acudimos a charlas de gestión de las emociones en el deporte, nos hacemos pruebas de esfuerzo y revisiones cardiológicas (muy necesarias) para enfrentarnos a retos que antes solo estaban al alcance de unos pocos. Tenemos nutricionistas, dietistas y fisioterapeutas que controlan nuestra comida, descanso y cuidan de que no nos lesionemos.
Y ya no vamos siempre a la tienda del barrio a comprar, ahora también compramos con facilidad y confianza en tiendas online de deporte, que nos ofrecen todas las marcas, las novedades en zapatillas y ropa, precios competitivos, envíos gratuitos y hasta asesoramiento personalizado. Podemos recorrer los catálogos de cada marca desde el sillón de casa o incluso desde el móvil y tener el producto en 24 horas en nuestras manos.
Ahora aquel lobo solitario quién sabe si sigue saliendo solo a correr a las 6 de la mañana, pero si lo hace, seguramente se cruzará con algún grupo de “morning runners” con los que comparte afición, horario y la sonrisa que se dibuja cada mañana en su cara.

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.