opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

Omega 3: Beneficios para la salud

Diferentes omega-3, con múltiples beneficios

Los principales ácidos grasos Omega 3 que están presentes en el mercado son el ácido eicosapentaenoico (EPA) a partir de aceite de pescado, ácido docosahexaenoico (DHA) de aceite de pescado o algas, y ácido alfa-linolénico (ALA) de plantas como el lino y chia.

Los diferentes ácidos grasos Omega 3 se han asociado con beneficios variados.

Mucha atención se ha prestado a la conversión de ALA a la cadena más larga de EPA, con muchos expertos vinculando esta conversión al mínimo de 3% y máximo de 20% para los vegetarianos. Asimismo, la proporción de ALA convertida en DHA es pequeña.

Además, el género juega un papel importante en las mujeres en edad reproductiva. Según se informa, la conversión de ALA a la EPA es 2,5 veces mayor que los hombres sanos.

Conozcamos un poco más acerca de los beneficios de estos Omega-3:

Salud cardiovascular

El EPA y DHA es fundamental en el mantenimiento de la salud cardiovascular.

La ciencia, desde principios de 1.970 y de la mano del Dr. Jorn Dyerberg, ha relacionado los ácidos grasos Omega-3 con la salud cardiovascular.

Hasta la fecha, los ácidos grasos poliinsaturados se han relacionado con mejoras en los niveles de lípidos en la sangre, una tendencia reducida de la trombosis, la presión arterial y la frecuencia cardíaca mejoras, así como la función vascular mejorada.

Un reciente meta-análisis publicado en Mayo Clinic Proceedings indicó que el EPA y DHA de los alimentos y suplementos pueden reducir el riesgo de enfermedad coronaria. Los datos de 18 ensayos clínicos aleatorios indicaron que la EPA y el DHA se asociaron con una reducción del riesgo del 6% entre todas las poblaciones, mientras que la reducción del riesgo aumentó a un importante 18%.

Los datos también indicaron que entre los ensayos clínicos aleatorios hubo una reducción significativa en el riesgo de cardiopatía coronaria en poblaciones de mayor riesgo, incluyendo un 16% en aquellos con triglicéridos altos y un 14% en aquellos con colesterol LDL alto.

Más investigaciones

Un meta-análisis de 2014 encontró que para las personas hipertensas no tratadas, los omega-3 se asociaron con reducciones de la presión arterial sistólica y diastólica de 4,51 mmHg y 3,05 mmHg, respectivamente.

En 2012, otro meta-análisis, realizado por científicos de la Academia China de Ciencias Médicas y el Colegio Médico de la Unión de Pekín, encontró que los suplementos diarios de omega-3 durante un promedio de 56 días se asociaron con una mejoría del 2,3% en la dilatación, una medida para indicar la capacidad de un vaso sanguíneo para relajarse.

Los beneficios del consumo de suplementos dietéticos de Omega 3 cápsulas que contienen EPA y DHA están contrastados. Ambos Omega-3, EPA y DHA, contribuyen al funcionamiento normal del corazón. Para obtener este efecto beneficioso es necesario consumir diariamente 250 mg de EPA y DHA. Asimismo, una ingesta de 250 mg de DHA al día contribuye a mantener el funcionamiento normal del cerebro y la visión.

Función cognitiva

El segundo área de investigación más establecida, para los ácidos grasos omega-3 marinos, es el rendimiento cognitivo y la reducción de la tasa de deterioro cognitivo relacionado con la edad.

A pesar de que los datos no han sido muy consistentes en este área, muchos ensayos clínicos han mostrado claros beneficios para la salud cognitiva, con un metaanálisis de 2015 de ensayos controlados y aleatorios que demuestran que se requieren dosis diarias de DHA de más de 1 gramo para mejorar algunos aspectos de la función cognitiva en adultos mayores.

Los resultados de un metaanálisis de 15 ensayos controlados aleatorios presentados en el evento Experimental Biology 2016 en San Diego, por científicos de Tufts University y Harvard, indicaron que la suplementación con EPA + DHA durante el embarazo o la infancia se asocia con una mejora de las habilidades motoras en los niños.

Estado de ánimo y comportamiento

Hay informes que aseguran que los suplementos de los ácidos grasos pueden mejorar el estado de ánimo y el comportamiento. Varios estudios han informado que la suplementación con EPA y DHA puede resultar en mejoras en el comportamiento y el aprendizaje de los niños.

Una investigación francesa publicada en el American Journal of Clinical Nutrition, asegura que existen beneficios del EPA para ayudar ante síntomas de depresión.

Por otra parte, un estudio conjunto anglo-iraní informó que los índices de depresión se redujeron en un 50% después de los suplementos diarios de un gramo de EPA, un efecto similar al obtenido por el fármaco antidepresivo fluoxetina. Los investigadores también informaron de un posible papel del EPA en la reducción de la gravedad de los síntomas del trastorno de estrés postraumático.

Hay que destacar especialmente el interés militar en este aspecto, enfocado en varios puntos diferentes, incluyendo la mejora del estado de ánimo y la reducción de las tasas de suicidio entre los miembros de servicio y ex militares, la aceleración de la recuperación de lesiones cerebrales traumáticas y la mejora de los tiempos de reacción de los pilotos de caza.

Salud de las articulaciones

El papel antiinflamatorio de EPA y DHA se ha indicado para apoyar la salud de las articulaciones, aunque gran parte de la ciencia en este área se ha centrado en las personas con artrosis o artritis reumatoide.

Una revisión sistemática de 23 estudios encontró evidencia "bastante consistente, pero modesta" de un papel en la artritis reumatoide. "A niveles de ingestión suficientemente altos, los Omega 3 disminuyen la producción de eicosanoides inflamatorios de ARA y promueven la producción de eicosanoides menos inflamatorios de EPA y de resolvinas antiinflamatorias y mediadores relacionados de EPA y DHA", aseguraba el British Journal of Nutrition. "Una de las razones detrás de la falta de consistencia puede ser la dosis de EPA más DHA utilizado en muchos estudios, que fue probablemente por debajo del umbral anti-inflamatorio".

Ha habido una serie de ensayos clínicos de aceite de pescado en pacientes con artritis reumatoide. La mayoría de estos ensayos informan de algunas mejoras clínicas (por ejemplo, mejoría del dolor evaluado por el paciente, disminución de la rigidez, menos articulaciones dolorosas o blandas, disminución del uso de AINE). La revisión sistemática actual apoya la conclusión de que hay evidencia bastante consistente de una modesta eficacia clínica de los Omega 3 en la artritis reumatoide.

Nutrición deportiva

La nutrición en el deporte ha concentrado varios estudios publicados en los últimos años que buscan efectos en el rendimiento y la recuperación. Un estudio realizado en 2014 por científicos japoneses descubrió que una dosis diaria de aceite de pescado rica en EPA de 3,6 gramos, durante ocho semanas, aumentó la economía del ejercicio, un factor predictivo del rendimiento del ejercicio de resistencia.

Otro estudio, esta vez de científicos polacos y publicado en el European Journal of Sport Science, encontró que la suplementación de Omega-3 puede aumentar el rendimiento en los ciclistas al aumentar el flujo sanguíneo.

Los datos publicados en el Diario de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva, en 2015, encontraron que los suplementos de Omega-3 pueden mejorar la función neuromuscular y los aspectos de fatiga para los atletas. Los investigadores de la Universidad de Toronto informaron que los Omega-3 aumentaron en la función muscular del muslo un 20%, en comparación con el placebo.

Envejecimiento de la salud

Los niveles más altos de Omega-3 se han relacionado con el llamado envejecimiento biológico. Los datos publicados en 2010 en el JAMA indicaron que cada aumento en los niveles de DHA más EPA se asoció con una reducción del 32% en las probabilidades de acortamiento de telómeros en personas con enfermedad coronaria. "Estos hallazgos plantean la posibilidad de que los ácidos grasos omega-3 puedan proteger contra el envejecimiento celular en pacientes con enfermedad coronaria", aseguraron investigadores de la Universidad de California en San Francisco.

En cuanto al mecanismo potencial, los investigadores señalaron que esto puede estar relacionado con el estrés oxidativo, conocido por acortar el acortamiento de los telómeros. Se ha demostrado que los Omega-3 reducen los niveles estrés oxidativo sistémico, así como niveles crecientes de las enzimas antioxidantes catalasa y superóxido dismutasa, reduciendo así el estrés oxidativo.

En conclusión, el papel de los Omega-3 en el mantenimiento y la mejora de la salud es innegable y son cada vez más los estudios científicos que confirman sus numerosos beneficios.

Autor: Mikel García Iturrioz. Director técnico del herbolario online www.MisohiNutricion.com

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.