opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

La Filosofía del Yoga en Tu Vida Cotidiana

Todos los días millones de usuarios le hacen a Google las preguntas más difíciles de la vida: “quién soy”, “de dónde venimos”, “cómo ser feliz” o “qué es la vida” son algunas de las más populares.
Entre todas las respuestas que muestra el “mágico” Google se destaca una palabra que se repite página tras página: Yoga.
¿Qué tienen que ver unos cuantos ejercicios físicos y respiratorios con el sentido de la vida?

5000 años preguntándose lo mismo

En India, muchos siglos antes que Google, cuando ni siquiera existía la escritura, ya el hombre intentaba dar respuesta a estas preguntas, con prácticas que buscaban trascender a sí mismos. Cerca del 2700 a.C., los habitantes del Valle del Indo dejaron estatuillas de terracota con figuras en posturas de yoga ( asanas ) en aparente meditación. En los cuatro textos más antiguos de la India (los Vedas, 2000 a.C.) ya aparecen prácticas ascéticas, de concentración y posturas corporales precursoras del yoga actual.

En el último de estos textos se narra la historia de un adolescente que se rebela al mandato de su padre (¿ves que tu hijo no inventó nada nuevo?) y es condenado a muerte. En un diálogo con La Muerte ésta le da la primera enseñanza registrada del yoga como una forma de entender la vida.
Esta enseñanza comienza por reconocer que, a diario, nos enfrentamos a la elección de una respuesta más significativo que nuestra reacción instintiva habitual. Esto, entonces, es la primera definición del yoga: trascender sobre nuestras circunstancias, sabiendo que, aunque a veces no es posible elegirlas, podemos responder a ellas buscando nuestra realización personal.

La búsqueda del conocimiento de este adolescente continuó en sucesivas generaciones hindúes, pero recién en el año 250 a.C. el filósofo conocido como Sage Patanjali compila algunos de estos textos en los Yoga-Sutra, los escritos fundacionales del yoga, tal como se lo conoce hoy.

El Yoga no es sólo una pose

En Occidente, el yoga se ha popularizado como un ejercicio físico, o un conjunto de posturas (asanas) que tiene un efecto calmante, y grandes beneficios para la salud. Sin embargo, esto es sólo la punta del iceberg. Las posturas son pasos introductorios a la disciplina del yoga.
La imagen completa es la siguiente: el yoga es una disciplina física, emocional, mental, y espiritual y también una filosofía de vida. Es un sistema integrado de auto-transformación cuyo último objetivo es la liberación espiritual o la iluminación, que también se puede utilizar para la consecución de otros beneficios.
Hay cuatro aspectos fundamentales de la práctica del Yoga: el cuerpo, la respiración, la mente y la vida. Estos niveles son una lectura alternativa de los ocho “peldaños” del yoga, codificados por Patanjali en sus Yoga Sutras.
Todo el sistema de yoga se basa en tres estructuras principales: el ejercicio, la respiración y la meditación. Se busca mantener el cuerpo saludable porque es el instrumento que nos permite evolucionar en el mundo, y la meditación está dirigida a lograr una mente clara, brillante y alejada de tensiones.
El Yoga no es una religión, pero contiene preceptos éticos fundamentales llamados yamas y niyamas. Estos principios no son impuestos. Más bien, su valor debe ser descubierto por cada persona en la práctica y la vida personal.

También son 10, pero no Mandamientos

Ya que el 10 ha sido un número base de varias culturas y civilizaciones, y unas abrevan en las otras, los principios del yoga son tantos como los mandamientos de Moisés. Pero son sugerencias, o guías, no obligaciones. También pueden ser perfeccionados a través del tiempo, en la búsqueda de la realización personal.
Son cinco Yamas, que hablan de nuestra actitud hacia las personas y cinco Niyamas, que refieren a la relación con nosotros mismos.

Yamas (virtudes morales)

Ahimsa: No violencia, no dañar, la compasión por todos los seres vivos.
Satya: Compromiso con la veracidad, siendo sincero, considerado, genuino y honesto.
Asteya: no robar, no tomar cualquier cosa que no ha sido dada libremente, honrar la confianza del otro en nosotros.
Brahmacharya: moderación y autocontrol en el sexo y los sentidos, resistencia a la seducción, estar más allá de la reactividad instintiva.
Aparigraha: no aferrarse a las cosas materiales, no ser codicioso, neutralizar el deseo de adquirir y acumular riqueza

Niyamas (disciplinas personales)

Saucha: La pureza de cuerpo y mente. Mantener el cuerpo saludable y la mente libre de pensamientos negativos.
Santosa: La modestia, o satisfacción con lo que somos y tenemos.
Tapas: El deseo ardiente de alcanzar la autorrealización, más allá de nuestros límites aparentes.
Svadhyaya: Introspección y auto-reflexión. Observar nuestro comportamiento.
Isvara pranidhana: Celebrar lo espiritual dentro de nosotros y todas las cosas.

En resumen, el yoga puede darte mucho más que un cuerpo flexible y saludable. Si estás listo para ir un poco más adentro, este es un sistema de práctica o filosofía de vida que puede ayudar a que logres el dominio sobre ti mismo y una gran transformación interior. Este es el yoga para la vida cotidiana.
http://omyogalaspalmas.com

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.