opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

El vídeo, clave para el ‘social selling’

Las nuevas tecnologías no sólo han cambiado la forma en que nos relacionamos, sino también la manera en que consumimos. Por eso, hoy en día la pregunta que debemos hacernos no es ya si debemos tener presencia en internet y en las redes sociales, sino la manera en que debemos estar presentes.

Las redes sociales deben ser ya un elemento imprescindible para cualquier empresa.

Las propias redes han evolucionado de manera drástica en los últimos años. Si, al principio, la imagen tenía un papel secundario, el desarrollo técnico de las plataformas digitales como Facebook o Twitter ha permitido que a día de hoy desempeñen un rol protagónico.

La imagen se ha convertido en la reina de las redes sociales. Por eso, nuestro esfuerzo como empresa tiene que ir orientado hacia la manera en que transmitimos lo que queremos vender de una forma visualmente atractiva.

La imagen tiene que ser un elemento fundamental de nuestro ‘social selling’, de nuestra nueva manera de vender nuestros productos o servicios.

¿Qué es el ‘social selling’?

Supone la adaptación y la incorporación de las redes sociales a nuestro proceso comercial.

El consumidor hoy es muy diferente al de las generaciones anteriores, porque dispone de un volumen de información inmenso acerca de cualquier producto. Antes de comprar, puede comparar y evaluar los pros y los contras.

Esa situación está modificando también la forma en que las empresas deben dirigirse a los consumidores. Las empresas deben ser capaces de transmitir confianza y ser, en cierto modo, ‘influencers’.

Ya no basta con ofrecer un excelente producto, sino en convencer al cliente de que, por mucho que busque, no va a encontrar nada mejor.

Y una clave para lograr esa confianza del consumidor está en la imagen. Ésta tiene que estar cuidada al máximo, ser moderna y dinámica. Y en ese sentido, el vídeo juega un papel fundamental.

¿Por qué hay que producir vídeos?

Habrás oído decir infinidad de veces que la televisión está muerta y que nadie la ve. Sin embargo, vivimos en una sociedad absolutamente audiovisual. Y es que lo que se ha producido es un traslado desde la pequeña pantalla hasta los móviles y las tabletas.

Para los jóvenes de entre 13 y 24 años, su principal pantalla es la del teléfono móvil. Según un estudio de Defy Media, este grupo poblacional consume unas 12 horas a la semana de vídeos en Youtube.

Y el 85% de los jóvenes reconoce, según este mismo informe, que ya sólo consume vídeos a través de Youtube. Y después va Netflix.

Invertir para captar audiencias mediante anuncios en esas plataformas o en las redes sociales es importante.

Una imagen cuidada

Si decíamos que las empresas hoy tienen que ser capaces de generar en los consumidores más confianza que nunca, están obligadas a ofrecer su mejor cara en internet.

Por desgracia, el ser humano se mueve de forma prejuiciosa. La mayoría de la gente se forma la opinión de un desconocido en primer lugar por su aspecto externo.

Y con las empresas pasa lo mismo. La primera impresión puede ser decisiva. Por eso, preocúpate de no ofrecer una imagen cutre de tu empresa e invierte ideas, tiempo y recursos en producir vídeos de calidad. El mercado está lleno de grandes empresas capaces de sacar el máximo partido a tu imagen. No caigas en el cuñadismo y no pienses que basta con tener una cámara o un móvil para poder dar el salto a la producción de los vídeos de tu compañía.

Con la imagen de tu empresa no te la juegues.

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.