opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

Cuidados del pelo injertado

Ante cualquier tratamiento quirúrgico es muy importante que el paciente siga una serie de indicaciones para mejorar la recuperación y evitar complicaciones. Así, tras un trasplante capilar también es fundamental procurar unos cuidados al pelo injertado para que los resultados de la intervención sean los que se desean.

Los cuidados del pelo injertado dependen de más de un factor, el principal es el número de unidades foliculares que se hayan implantado y de la técnica empleada. Al finalizar la intervención, el cirujano coloca una banda en la cabeza del paciente, cuya función es aliviar la inflamación. Es fundamental llevarla puesta las 24 horas del día, durante cinco días.

La primera noche es normal que el área donante sangre un poco; se secará con toallas de papel, simplemente con suaves toques, sin frotar. Para dormir, la primera semana se recomienda utilizar la almohada y permanecer boca arriba, sin girarse hacia ningún lado.

¿Cómo lavarse el cabello tras el trasplante de pelo?

Durante los dos primeros días después del injerto de pelo, el paciente tiene que llevar un vendaje especial. Una vez pasadas 48 horas, se tiene que lavar las cicatrices con agua y jabón, si bien, algunas veces el cirujano le recomienda un producto especial postquirúrgico, que le ayude a cicatrizar. Este lavado se tiene que hacer todos los días, preferiblemente por la mañana.

El cirujano capilar le explicará en la consulta cuál es la mejor forma de lavar el cabello tras el injerto capilar. Así, primero hay que aplicar por toda la zona trasplantada el champú o loción usando una esponja o grasa, con delicadeza para no tocar el cuero cabelludo con las manos. Es bueno dejar que la loción actúe sobre el cabello unos 40 minutos, para que se suavicen las costras que se puedan formar y se pueda limpiar mejor el área trasplantada. Después, hay que enjuagar la cabeza con agua templada, sin demasiada presión y sin usar las manos. Por último, la cabeza se seca con toallas de papel, sin friccionar.

Este proceso se debe repetir cada 24 horas, durante los 10 primeros días como mínimo. Al décimo día, ya se puede ir realizando un suave masaje con movimientos circulares para eliminar poco a poco las postillas que queden. Con esto, se permite que la zona trasplantada se oxigene y los bulbos se nutran, y se favorece el crecimiento del pelo injertado. Cuando se hayan eliminado por completo las postillas del cuero cabelludo, ya se podrá volver a los hábitos normales, y lavar la cabeza con el champú que le indique su cirujano.

Evitar el secador o los tintes

Hay que evitar utilizar secador de pelo o cualquier otro producto estético capilar al menos hasta un mes después de la operación. Además, también hay que esperar al menos seis meses antes de teñirse el pelo. Y para cortarse el pelo, hay que utilizar tijeras durante los tres primeros meses, así que si el paciente quiere llevar el cabello muy corto, hasta los seis meses no puede usar maquinilla.

También hay que evitar utilizar cualquier tipo de gorra, sombrero, casco… hasta que hayan pasado al menos 15 días. Del mismo modo, durante el primer mes está desaconsejado practicar deporte o grandes esfuerzos, tomar el sol, ir a la playa o piscina, entre otras actividades.

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.