opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

Cosas a evitar si eres diseñador Freelance

Ser diseñador Freelance o autónomo (diseñador gráfico, web, community, ilustrador…), tiene muchísimos puntos positivos, pero hay que tener en cuenta ciertas cosas sobre las personas que quieren contratarte, si quieres sobrevivir.

Tienes que huir si un cliente:

- Te regatea tus tarifas o quiere que bajes tu presupuesto (seguramente ya las habrás estudiado concienzudamente, eso es lo que vale tu trabajo, ni un euro menos), no aceptes una bajada de las mismas o una rebaja, ¿te bajan el precio de un pantalón si en la tienda les dices que no puedes pagarlo?

- Si quiere pedir una ayuda o subvención para diseñar su página web, los estándares son imposibles de cumplir y sencillamente te va a complicar la vida.

- Si anteriormente ha contratado a un diseñador de "renombre", de esos que tienen su estudio hace mil años y firman con iniciales, esas iniciales que salen en todos sus trabajos, aunque los hagan los becarios, pero que te cobran un ojo de la cara.
A la hora de contratarte te dirán que ya han gastado mucho en diseño, marketing, o lo que hayan hecho anteriormente y que no pueden gastar demasiado en el trabajo que te ofrecen. Ahí es donde te quedas mirando a esa persona y te preguntas, ¿tengo cara de subnormal o qué? Algunos querrán pagarte en especies, me explico, si tiene una empresa de yoga te querrá pagar con un bono de 5 sesiones. Si tiene una empresa de venta de jabones, te querrá regalar una cestita personalizada. No caigas en la tentación, trabajas para vivir y a final de mes las facturas se acumulan.

- Si te dicen antes de pasarles el presupuesto que ya han pedido precio a varios profesionales y que les pases un presupuesto competitivo, en otras palabras, que tires tus precios. ¡Ni se te ocurra!

- Cuando te despides de ese colega y al marchar te comenta en plan de "broma", ¿pero hazme precio de amiga/o eh?

- Cuando tienes que hacerte cargo de un trabajo ya empezado, siendo éste de cierta envergadura. Normalmente te llaman porque el caos es generalizado, la imagen no acaba de gustarles o se ha aplicado de una forma nefasta, ¡ni lo intentes! Vas a echar muchísimas horas y no te va a compensar de ninguna forma.

- Cuando el cliente no sabe lo que quiere. O quiere abarcarlo todo de una forma brutal, te habla atropelladamente de todo lo que quiere hacer en sus Redes Sociales y que le interesa hacer una campaña global de sus productos y además hacer un mailing masivo, junto con un buzoneo por la zona de La Felguera, en Asturies. Eso sí, todo lo que te dice muy genérico, te quedas como estabas y no tienes ni idea de lo que quiere realmente.

Sumado a todo eso, quiere unificar el diseño en todo lo que tiene hecho hasta la fecha, folletos, papelería, cartelería, web, comunicación, ya que su branding no está unificado. Si eso fuera poco, te dice que tiene tres o cuatro empresas y ocurren esos problemas en cada una de ellas y quiere resolverlo. Ni se te ocurra empezar ese proyecto, seguramente a la mitad del mismo te dirá que no lo tiene claro, te dejará en la estacada, con horas trabajadas y te quedarás sin ver un duro.

- Si te dice que para un mismo proyecto ya ha trabajado con varios profesionales y no ha sido capaz de conseguir sus objetivos. Encima, se pasa media hora poniendo a parir a esos diseñadores, te cuenta que el/ella es muy detallista y que puede cambiar 10 veces de sitio el logotipo moviéndolo solo un milímetro en cada uno de esos cambios. Pónmelo un milímetro a la derecha, ahora otro milímetro en diagonal y luego otra vez a la izquierda y así en bucle... y claro, los diseñadores acababan cansándose, no entendían que era muy importante para mí ese milímetro de más, o de menos... Si añade que su color favorito es el rosa chillón o el verde lima y que lo quiere en todos los diseños como color principal, es obvio, no tengo que explicarte por qué no debes de seguir.

Si sigues estos pequeños consejos te ahorrarás muchos quebraderos de cabeza.

Por suerte, los clientes suelen tener muchísimo respeto sobre el trabajo de un diseñador, te dejan trabajar con libertad y delegan al 100% el trabajo de diseño. Darles un abrazo enorme a esa gente que aporta su granito de arena a los Freelance con su entendimiento y confianza.

Si no es así, ya sabes, ¡huir insensatos!

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.