opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

Control anual de leishmaniosis en su perro

Como reza el título de este apartado, se tratarán aquí someramente algunos aspectos sobre la temida leishmaniosis canina, sus efectos y su prevención.

La leishmaniosis es una gravísima enfermedad causada por un protozoario, que precisa de un insecto flebótomo como vector para infectar un organismo.

En los perros, causa lesiones cutáneas, en articulaciones, y finalmente, afecta a órganos específicos (como el hígado o riñón), llegando a causar la muerte del animal. La sintomatología se asocia a un comportamiento distinto del perro (por ejemplo, estar echado más de lo normal, buscar la sombra, dejar de correr, etc.) así como a otros caracteres (caída de mechones de pelo, crecimiento inusual de uñas, trastornos gastrointestinales, problemas neurológicos, etc.).

No existe realmente cura para esta enfermedad, y el tratamiento es sintomático. Pero detectando la enfermedad a pronto, puede detenerse el avance de la misma, salvándole la vida a su mascota. En casos muy severos, el tratamiento se basa en inyecciones subcutáneas de glucantime con la ingestión de pastillas (pueden ser distintas, en función de las afecciones que deben tratarse); y, luego de un tiempo y una vez estabilizada la enfermedad, suelen alcanzar pastillas o porciones de una, para poder mantener el estado de equilibrio en el cuerpo.

Debe saberse que la mayor posibilidad de contraer la leishmaniosis es durante el verano, por la cantidad de mosquitos transmisores que allí existen.

También tenga en cuenta que los perros con pelo corto (como los pinscher, dachshund, bull-terrier, braco, bóxer, rottweiler, beagle, labrador, etc.), tienen mayores posibilidades de ser picados por los insectos vectores de esta enfermedad, por lo que en ningún caso debe descuidarse la atención al respecto.

Si a todas estas condiciones anteriores se suma la ocurrencia de la enfermedad en la zona mediterránea, se podrá ver la importancia que tiene esta patología en nuestro país.

¿Qué debe hacerse para detectar la leishmaniosis a tiempo..? Pues muy simple: una "analítica" (análisis de sangre para el diagnóstico de leishmaniosis) al año, permite que el desarrollo de la enfermedad nunca sea superior a este lapso de tiempo. Con ello, en el peor de los casos tendrá algunos meses, y es esperable que en este tiempo no se hayan visto afectados los órganos vitales, y su perro pueda salvarse de una muerte segura. Al realizar este análisis sanguíneo, podrá detectarse sin ninguna duda la presencia de leishmaniosis, o de alguna otra enfermedad que también presente síntomas similares (por ejemplo: leucemia, brucelosis, hepatitis, histoplasmosis sistémica, linfoma, etc.).

Como medida preventiva, es muy recomendable no dejar recipientes con agua encharcada, ya que es el lugar ideal para que eclosionen los insectos. También hay varias plantas aromáticas que repelen los insectos no deseados, y pueden plantárselas en las cercanías de su residencia, para disminuir de esta manera la presencia de mosquitos.

Al margen de esto, naturalmente, se recomiendan, para todos los perros, los collares antiparásitos y la administración de pipetas, que tienen un efecto positivo doble, ya que previenen el ataque no sólo de insectos (mosquitos, pulgas), sino además de otras plagas, como arácnidos (garrapatas). El principio activo es la permetrina, y su alta concentración proporciona una alta protección a los perros.

Con seguridad, recurrir a su veterinario habitual y consultarlo podrá sacarle cualquier duda restante.

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.