opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

Con qué archivos trabajan las imprentas

A menudo nos encontramos con que queremos que una imprenta nos realice un trabajo pero el resultado no cumple nuestras expectativas.

Es posible que sea fallo de impresión, pero también puede ser un fallo de diseño. A menudo las imprentas conocen el funcionamiento de las máquinas, el mantenimiento de las mismas y la forma de tratar los materiales para que el trabajo quede bien impreso y sin errores en los acabados, pero aún es más frecuente que esas imprentas no sepan de diseño y por comodidad, por ahorrar tiempo, o por desconocimiento no soliciten al cliente los diseños con las especificaciones adecuadas para su perfecta impresión.

Aquí dejaré las características adecuadas para conseguir el resultado que buscamos. A muchos les sonará a chino, porque es probable que sepas diseñar o que seas un manitas con programas de edición de imágenes pero nunca hayas necesitado preparar un archivo para impresión. Todas estas características se pueden configurar una vez que estemos editando los archivos, pero mi opinión personal es que es mejor configurarlo todo antes de empezar y si ya tenemos el archivo a medio hacer crear un nuevo archivo configurado correctamente para imprimir y copiar ahí el contenido.

- Si la imprenta nos ofrece impresión a sangre (hasta el borde) el tamaño del archivo debe ser de 2 milímetros (pueden ser 3) más por cada lado. Por ejemplo: para imprimir invitaciones de 10x10cm crearemos un archivo de 104x104mm. En caso de que no imprima a sangre (y queden los bordes blancos) el archivo debe ser configurado al tamaño de impresión y según los márgenes que te indiquen en la imprenta. Es importante respetar las medidas de impresión porque en caso contrario la imprenta que realice el trabajo puede estirar nuestro diseño hasta el tamaño final y deformarlo.

- En cuanto al color, hay que crear los archivos en CMYK. Esto es porque todas las impresoras trabajan con tintas de la vida real, por lo cual hay colores que son realmente imposibles de plasmar fuera de una pantalla. Mientras en digital se trabaja en RGB (Rojo, Verde y Azul) y con la combinación de esos tres colores se consigue toda la gama, las máquinas de impresión trabajan en CMYK (Cian, Magenta, Amarillo y Negro) y con distintos porcentajes de esos colores se crean el resto.

- Si es posible configura la gestión del color según el modelo FOGRA39 para imprimir en papeles estucados (el papel típico de flyers y carteles) y en FOGRA47 para papeles offset (tipo papel de folio). Esto son formas predefinidas de trabajar con los colores que nos permiten trabajar con colores que se pueden representar mucho mejor a la hora de la impresión.

- La resolución debe ser de 300ppp (píxeles por pulgada). Todas las imágenes están formadas por pequeños cuadraditos de colores que forman las formas unos junto a otros. La resolución marca la cantidad de cuadraditos en cada pulgada, y 300 son la cantidad ideal para imprimir en buena calidad y representar imágenes nítidas y que no pierdan calidad.

- Por último cuando tengas tu archivo listo lo deberías guardar en PDF que es el formato que preferimos las imprentas para producir los productos. Aunque eso es lo que preferimos, también solemos aceptar formatos como JPG y TIFF.

Espero que te sirvan estos consejos si tienes que diseñar publicidad para tu empresa, si te gusta el diseño gráfico y quieres poder diseñar también para la impresión o si has contratado el diseño a un tercero y quieres poder saber algo más sobre lo que debe de hacer.

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.