opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

Asma y humedad, estréchamente relacionados

El asma es una enfermedad del sistema respiratorio, las vías aéreas de aquellos que la padecen reaccionan de forma exagerada ante situaciones de estrés o de esfuerzo físico prolongado. Pero los bronquios también pueden reaccionar ante un ambiente demasiado frío o húmedo. Durante una reacción asmática, los bronquios se constriñen e inflaman, impidiendo el paso normal del aire a los pulmones.

El Asma, una enfermedad crónica cada vez más frecuente

Aunque en principio no se trate de una enfermedad grave, el asma puede llegar a manifestarse en forma de crisis severas en las que las vías se cierran casi por completo. Dichas crisis pueden durar unos minutos o llegar a prolongarse en el tiempo durante semanas. En algunos casos, esta enfermedad puede llegar a provocar la muerte. Sin llegar a estos extremos, el asma afecta negativamente a muchos aspectos de la vida diaria de aquellos que la padecen, entre sus incómodos síntomas podemos destacar la sensación de asfixia.
Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud), en la actualidad hay 235 millones de personas con asma. A lo largo de los últimos 20 años se ha producido un aumento notable de las personas afectadas por dicha enfermedad, los expertos apuntan a la contaminación ambiental como uno de los principales desencadenantes

La calidad del aire en los espacios interiores

En muchas ocasiones estamos preocupados por la calidad del aire exterior, de las sustancias contaminantes y organismos nocivos presentes en él. Sin embargo, no somos conscientes de que pasamos la mayor parte de nuestra vida en espacios interiores como nuestra vivienda ni de que estos espacios también están llenos de organismos y sustancias nocivas para la salud. En estos espacios rara vez las condiciones de humedad relativa son óptimas, los materiales de construcción actuales impiden que el aire se renueve como es debido y la actividad humana genera una gran cantidad de vapor de agua que queda atrapado en la vivienda y provoca que aparezcan las temidas humedades.
En el exceso de humedad se halla el origen de la aparición de moho y ácaros en espacios cerrados, y son estos microorganismos los causantes del empeoramiento de los síntomas de esta enfermedad respiratoria. Por este motivo cualquier persona con tendencia asmática sentirá con más asiduidad consecuencias como falta de aire y sensación de opresión en el pecho, insomnio, respiración sibilante o aparición de tos seca crónica.

Los niños, los más sensibles al exceso de humedad

Hay que prestar especial atención a las condiciones ambientales del hogar cuando también hay niños que habitan en él. Se trata del grupo de población más susceptible de padecer esta enfermedad respiratoria. Se calcula que entre un 6% y un 15% de los menores padecen esta enfermedad, aunque en muchos casos no haya sido correctamente diagnosticada. Esta proliferación se debe en parte a su sistema inmunológico aún en desarrollo. Por este motivo es imprescindible que el ambiente de crecimiento presente los niveles de humedad adecuados, ya que la presencia de humedades puede traer consigo la aparición de enfermedades de las vías respiratorias y su desarrollo hacia una patología asmática que repercutirá en su calidad de vida de forma crónica.

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.