opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

Antibumping, ladrones al acecho

El método Bumping es usado por los cerrajeros desde hace mucho tiempo para aperturar las puertas de los domicilios cuando los clientes perdían la llave. Para nada la palabra "bumping" hacía referencia a lo que hoy en día nos hace sonar esa palabra, "robo". Ser un maestro del Bumping no es algo tan dif´cil, dado los numerosos tutoriales que hay en la red, y el poco material que es necesario para llevarlo a cabo, en concreto, un destornillador y una llave manipulada para tal cometido.

No es un técnica nada nueva, pero si escuchamos las noticias seguro que la hemos oído, por noticias como robos de viviendas y comercios. Los ladrones se han especializado en el uso de la misma, y se hace muy difícil pararlos. Los motivos son simples, la mayoría de cerraduras pueden ser manipuladas por Bumping, y el cambio de cerradura a una cerradura "antibumping" es algo en ocasiones con un coste elevado que el cliente no quiere efectuar, hasta que sufre en sus carnes el robo, incluso el robo cuando su familia se encontraba dentro de la vivienda. Las bandas más peligrosas provienen de Europa del Este, y os vamos a contar en qué consiste esta técnica tan usada hoy en día para alterar la tranquilidad de las personas y su intimidad.

La apertura de puertas de viviendas con el método Bumping, también es conocido con la palabra ramping, y se trata simplemente de la apertura de los cilindros sin romper, gracias a la percusión de sus pitones con llaves manipuladas para tal objetivo. Se mueven esos pitones al mismo tiempo golpeándolos con la llave Bump y con algún objeto contundente, como destornillador o martillo, separando los pitones de los contrapitones y permitiendo el giro completo de la llave. Es una técnica que además de efectiva, es rápida, silenciosa y no deja ningún rastro de rotura de cerradura.

Lo que ocurre cuando metemos la llave bumping y golpeamos, permiten el impulso de los pitones, permaneciendo fijos en su sitio, y separándose de ellos los contrapitones. Esta operación sólo ocurre durante un corto instante, pero en este transcurso de tiempo se libera la líne de corte y nos da la posibilidad de girar la llave, y por tanto, abrir la cerradura.

En resumen, hablamos de una táctica de apertura extremadamente sencilla, en la que únicamente es necesario dos instrumentos, la llave y el aparato de golpeo, y un poco de habilidad.
Diríamos que lo más peligroso de esta vieja técnica de apertura es su sencillez, puesto que en manos de un profesional cerrajero es magnífico, mientras que en manos de alguien que quiere operar deliberadamente como los ladrones, es algo desastroso. Además, al no dejar pruebas de su uso, se convierte en algo extremadamente difícil de perseguir por la justicia. Si tuviéramos un microscopio, podríamos ver las señales que esta técnica han dejado en los pitones del cilindro, pero a simple vista sería imposible de comprobar si una cerradura ha sido forzada por la técnica del Bumping.

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.