opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

¿Porqué debemos lavar las almohadas?

¿Nunca te has parado a pensar cuánto tiempo llevas sin lavar las almohadas o almohadones de tu casa? Seguro que si les quitas la funda encuentras rodales amarillentos en su cobertura original. Si es así, es el momento de darles un buen lavado!

Todos los días nuestro cuerpo entra contacto con los gérmenes que hay en el ambiente y en los objetos que tocamos, quedando adheridos a nuestra piel. Por mucho que pensemos que una buena ducha lo soluciona todo, esto no es así. Además durante el descanso y el sueño, nuestro cuerpo transpira liberando toxinas que se mezclan con nuestros propios ácaros y con los restos de polvo que nos ha traído el día. El conjunto de todo ello crea una especie de suciedad invisible, que si dejamos pasar el tiempo se hace evidente. Esa suciedad es la responsable de esos cercos en tus almohadas. ¿Porqué lavamos las sábanas constantemente y no las almohadas? No tiene sentido. La mayoría usamos pijamas o camisones que cubren nuestro cuerpo protegiéndolo del frío y de la contaminación, sin embargo olvidamos que nuestra cara y nuestra cabeza están a la libre disposición de ella.
Seguramente lavamos el resto de ropa de cama con frecuencia por la comodidad que supone meter sabanas en la lavadora de casa y tenerlas listas en los que nos parece no demasiado tiempo.
Sin embargo las almohadas no caben ni secan fácilmente y nos olvidamos de ellas.

Hoy en día en casi todas las ciudades y grandes poblaciones contamos con lavanderías autoservicio que hacen esta tarea mucho mas sencilla. Mas sencilla incluso que lavar las sabanas.
Estos establecimientos ponen a la disposición del cliente granes máquinas que dosifican los productos adecuados para dejar tus almohadas perfectamente limpies e incluso desinfectadas en tan sólo 30 minutos de lavado y a unos precios super económicos. Además también cuenta con secadoras que te facilitan la larga tarea que no puedes hacer en casa.

Ahora ya no hay escusa para esos rodales amarillos y si cuentas tiempo y dinero, es muy posible que termines haciendo la colada en estos establecimientos, a pesar de que nuestra cultura todavía no tiene la costumbre de hacerlo tal y como se realiza en otros piases.

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.