opiniones, quejas y debate
La gente quiere opinar
BLOG

¿Cómo entender el etiquetado energético?

Gracias a los cambios introducidos en el etiquetado energético, la interpretación de las mismas se ha facilitado considerablemente. Además, las etiquetas son comunes a todo el territorio europeo. El texto escrito en las etiquetas ha sido sustituido por pictogramas que simplifican e internacionalizan el significado de la eficiencia energética. Esta etiqueta es obligatoria en aparatos como lavadoras, hornos, equipos de aire acondicionado, calderas de gas, termos, etc. Pero vale la pena señalar que no todos los aparatos eléctricos llevan esta marca. Las etiquetas son obligatorias sólo para los aparatos que generan el mayor consumo de electricidad o agua.

En primer lugar, las etiquetas consisten en un código de colores que va desde los aparatos menos eficientes, clasificados con una G y un color rojo, hasta los aparatos más eficientes, a los que se les asigna la letra A e identificados con el color verde. Además, en la etiqueta se incluye información específica en función del aparato que la lleve. Por ejemplo, se puede ver el nivel de ruido emitido, medido en decibelios, que también es importante en términos de la eficiencia de la tarea real que se realiza con el aparato.

¿Qué es la etiqueta energética?

La etiqueta energética es un documento que se adjunta a los electrodomésticos y proporciona información sobre el consumo de energía y agua de los equipos que la transportan. En otras palabras, proporciona información valiosa sobre la eficiencia energética de cada electrodoméstico, permitiendo a los consumidores elegir el más adecuado para sus necesidades. Los electrodomésticos con un funcionamiento mejorado y más eficiente son generalmente más caros porque son el resultado de un diseño más optimizado. Sin embargo, varios cálculos han revelado que en la factura de electricidad se pueden conseguir ahorros de hasta 900 euros. El uso de aparatos electrodomésticos más eficientes es también de gran beneficio para el medio ambiente. La reducción del consumo de energía, y más concretamente del consumo eléctrico, permite a las empresas que generan electricidad aprovechar mejor las energías renovables (como la eólica, geotérmica, solar, etc.) y reducir significativamente el número de plantas que utilizan combustibles fósiles que provocan daños a la atmósfera y a la naturaleza. Si se logra el objetivo de maximizar la eficiencia energética, esto resultará en la transformación de la sociedad en una sociedad más ecológica y menos contaminante, ya que la promoción de la energía eléctrica eficiente será fundamental para cambiar nuestro modelo de vida en todas sus facetas. Diversas empresas y asociaciones dedicadas a la protección del medio ambiente llevan a cabo un número creciente de campañas de sensibilización social. Estas actividades son esenciales para mostrar, por ejemplo, a los niños, jóvenes e incluso a las personas mayores, cómo mejorar la logística económica de sus hogares, respetar el medio ambiente e intentar promover la producción de electrodomésticos de clase A.

En España, un hogar medio consume unos 3.300 kWh al año. Desde los años noventa, el consumo energético de los hogares españoles ha aumentado un 2,5% anual debido al enorme crecimiento del uso de material eléctrico en los hogares.

Publica tu opinión sobre el artículo

Enviar un comentario nuevo
El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.